Necesitamos gente que se meta en problemas

Hay gente a la que le gusta meterse en problemas. Se dedica a ello. Y no por morbo ni por vicio: para arreglarlos. Son así de optimistas o de inconscientes. A algunos que lo hacen profesionalmente les llamamos educadores sociales y trabajadores sociales. Son disciplinas diferentes, pero con este punto en común: se meten allí donde hay líos de los gordos. Y no de manera tangencial, en el centro. Acompañar y mediar son los dos verbos que conjugan más. Y

Educar con humor