Esa gente sabia y humilde que tenía razón

Es una generación incomprendida, que había perdido la batalla del discurso. Se la ignoraba, eran gente antigua, artesana, no entendían el mundo ni el progreso. Los que se negaban a tomar créditos, los que encontraban sospechoso que todos pudieses comprar casa alegremente, los que no le veían la gracia a ir un fin de semana a París con un vuelo tirado de precio, los que continuaban limpiando la lechuga en el fregadero en lugar de comprarlo de bolsa. Los que

Educar con humor