Educar Mejor

Educar_Mejor_Portada

Este libro trata de ayudar a educar mejor, porque mejorar, como aprender, son objetivos esenciales de la vida. Y humildemente pretende tan solo acompañar a familias y maestros. No busquéis métodos personalistas ni recetas magnificas ni soluciones espectaculares. Encontraréis, eso sí que os lo garantizo, la sabiduría de once expertos y muchas pistas para que seáis vosotros los que lleguéis a las conclusiones, ya que al fin y al cabo sois vosotros los que tomáis las decisiones. Son once profesionales de trayectorias diversas y con visiones diferentes. Los unen algunas virtudes básicas: pasión por la educación, experiencia practica, contacto con familias y docentes, y la clara voluntad de empoderar padres y madres en lugar de asustarlos o aleccionarlos.

Aquí tenéis una muestra de las once conversaciones vestidas con seis dibujos de Eva Armisén.

1. Carme Thió (Barcelona, 1943). Psicologa especializada en educación infantil.

¿Cómo educamos en valores?

A veces perdemos de vista que la criatura no aprende de los discursos, sino viviendo y experimentando. Los valores, las actitudes y las maneras de hacer se aprenden de las que se ven, como modelo, en el padre y en la madre; si el discurso va por un lado y la actuación por otro, la criatura se quedará con la actuación; y, si no hay manera solidaria de hacer, la criatura no lo aprenderá, porqué no podemos aprender un determinado valor sin vivirlo y ejercerlo. Las palabras sí son importantes, pero sólo cuando son coherentes; porque si decimos que no se deben decir mentiras y después ponemos como excusa que estamos enfermos para no hacer una determinada cosa (y no es verdad), el niño duda: «¿Esto es una mentira o no? ¿En qué quedamos? ». Un ejemplo clásico sería decir al niño con un grito que no se debe gritar; o que no se debe pegar, con una bofetada.

2. Jaume Cela (Barcelona, 1949).
Maestro y escritor.

Enseñas y aprendes la vez …

Esta es la razón por la que ahora es tan importante la conversación, y que se puedan equivocar con tranquilidad. La escuela es un espacio donde los niños y niñas vienen a equivocarse y donde saben que no serán sancionados por esta causa; por el contrario, se les felicitará por eso, porque se arriesgan, dan su opinión y, entonces, el maestro u otro compañero los cuestiona; y, a partir de aquí, inician una búsqueda y saben que el conocimiento es incompleto. Me maravilla aquel niño que te viene y te dice: “¿Me ayudas?». Como el momento en que te dice: “Ya está, ahora ya no te necesito!».

respetar

3. María Jesús Comellas (Terrassa, 1943). Maestra y doctora en psicología.

Hay que salir más del aula.

No creemos bastante en todo lo que es manual, de descubrimiento sensorial. A los niños debemos llevarlos al mercado, tienen que ir al bosque, deben hacer un herbario. Las criaturas piensan que todo está en internet y cuando van al bosque y sienten un ruido se asustan. Y cuando ven un rape también. Las escamas de las sardinas no saben qué son, ni los que viven en la costa. De luciérnagas todavía hay, un juego de noche, sentarse un rato en el bosque por la noche y oír el cantar de los búhos.

4. Jaume Funes (Calatayud, 1947). Psicólogo, educador y periodista.

Toca educarlos para controlar el riesgo.

Hay que educar sujetos que aprendan a limitar el atractivo del riesgo, sujetos que sepan decir: «Esto es atractivo, pero quizás hay otras cosas que son atractivas y menos peligrosas». Pero, además, diga: «tengo que aprender de estas experiencias y tener mi criterio, no tengo porque emborracharme como lo hace el de al lado, sino que tal vez acabaré valorando si vale la pena estar medio trompa o más trompa, o ni lo uno ni lo otro». Pero esto es educar, educar para gestionar los riesgos; asumir que se arriesgan, que tienen derecho a protegerse; que la discusión sobre el preservativo no es una discusión de padres, sino de adolescentes. Asumir que pueden tomar decisiones y equivocarse, pero garantizar que los ayudas a aprender de la equivocación. Y eso, en esta sociedad, a veces cuesta mucho.

confiar

5. Eva Bach (Manresa, 1963). Pedagoga, maestra, orientadora y terapeuta familiar, formadora de formadores y escritora.

¿Y por qué se ha tenido que inventar la educación emocional?

Creo que durante muchos siglos hemos tendido a reprimir lo que ahora se llama el mundo de la interioridad. Lo que nos pasa por dentro es lo que cada uno siente, que no todo el mundo identifica, y que no todo el mundo deja ver. Muchas veces alguien se esfuerza para que los otros no lo noten. A veces, la persona emocionalmente bloqueada está intelectualmente anulada. Entonces los niños, cuando tienen una maraña de emociones considerable, no pueden concentrarse en el aprendizaje, en crecer como personas, y hemos tenido que mirar por dentro y ha aparecido lo que se ha llamado educación emocional .

6. Gregorio Luri (Azagra, 1955). Doctor en Filosofía por la Universidad de Barcelona y licenciado en Ciencias de la Educación.

Mejor unos padres espontáneos y naturales, que no unos padres que fingen ser perfectos.

Los padres perfectos no existen y los que quieren aparentar que lo son me parecen de poco fiar, porque no se conocen bien a sí mismos. Quizás para ser un buen padre lo primero es no pretender ser perfecto. Precisamente porque somos imperfectos, conocemos el valor impagable ser estimados de manera incondicional, y precisamente porque metemos menudo la pata, hay que dejar claro que queremos. No podemos eliminar los desaciertos, pero podemos encontrar la manera de compensarlos.

pensar 1 (1)

7. Mariano Fernández Enguita (Zaragoza, 1951). Catedrático de Sociología en la Universidad Complutense de Madrid.

¿Qué verbos debería conjugar un maestro?

Lo primero es aprender. El objetivo es el aprendizaje, y eso es importante. No puedes aprender nada sin el adulto y no puedes aprender nada sin la institución, pero eso es lo que ha cambiado. El mundo está lleno de adultos que también saben cosas. Tú no eres el único que puede educar, y el entorno permite que los niños aprendan muchas cosas sin ningún adulto. Aprenden mucho con los videojuegos y adquieren habilidades clasificatorias y de lógica, muy parecidas a las adquiridas con el lenguaje. Explorémoslo. Desde que existen las redes sociales se debe pensar en educación, y bastante menos en escolarización. El profesor ya no puede vivir de enseñar lo que aprendió. Yo no puedo enseñar lo que aprendí hace treinta o cuarenta años en la facultad.

8. Joan Manuel del Pozo (La Ronda de Andalucía, 1948). Profesor de filosofía en la Universidad de Girona.

Estamos perdiendo el tiempo de pensar.

Una característica de la educación tal como la hemos conocido es un tempo lento, que dicen los músicos. Estamos en una aceleración permanente que, en este sentido, es antieducativa, o no es educadora, porque impide a veces la reflexión que nos permitiría tomar decisiones más pausadas, más acertadas.

9. Roser Salavert (Sabadell, 1954). Directora general del distrito escolar 3 de Nueva York.

¿Los mejores maestros que has conocido tienen rasgos comunes?

El rasgo común que tienen todos ellos es que creen en el alumno. Creen que el alumno puede aprender. Es el maestro que ve más allá del día a día. Ahora, si uno es más callado, o si uno es más teatral, eso ya son maneras de demostrar y maneras de hacer. Yo no salto y bailo en clase, pero considero que quizás soy eficiente.

generosidad

10. José Antonio Marina (Toledo, 1939). Filósofo, pedagogo y escritor.

¿Dónde se aprende?

Los docentes no somos expertos en enseñar. Somos expertos en hacer que los alumnos aprendan, y por lo tanto tenemos que saber qué hacer para que aprendan. Como se motiva al niño, eso es cosa de la profesión. Es como si un cirujano le pregunta a alguien como se puede quitar el bazo. Aprende, porque esta es tu carrera.

11. Francesco Tonucci (Fano, Italia, 1941). Pedagogo y dibujante.

Si das confianza a un hijo y lo sueltas solo, te responde con su responsabilidad.

Recuerdo, en un pueblo del centro de Italia, un niño pequeño que me contaba que cuando era aún más pequeño iba a casa su abuela. La abuela le dijo que fuera solo. Y cuando el niño le preguntó quién lo cuidaría, la abuela le respondió que la gente.

escuchasr

Comprar el libro